FISIOTERAPIA RESPIRATORIA

La fisioterapia respiratoria está indicada para bebés, especialmente prematuros que tienen una débil capacidad pulmonar. Se trabaja a nivel preventivo y como tratamiento para alteraciones pulmonares causadas por resfriados, alergias, bronquiolitis, asma, neumonía, etc., tanto adquiridas como congénitas, ya que estas últimas pueden producir problemas para aprender a toser, algo muy importante por ejemplo en la alimentación para prevenir atragantamientos o infecciones respiratorias.

En bebés, para evitar que un simple resfriado se complique por no saber expulsar los mocos a tiempo, resulta muy útil.

Los fisioterapeutas realizan maniobras que permiten alargar la espiración para aumentar la fase de inspiración e incrementar poco a poco los movimientos respiratorios y la capacidad pulmonar.

Siendo inevitablemente una terapia invasiva, se realizará siempre con sumo respeto y cuidado y con la presencia de la madre o padre en sala, para que vuestro bebé o pequeño se sienta acompañado y protegido.