ESTIMULACIÓN TEMPRANA

La estimulación está dirigida a bebés de 0 a 3 años que presenten dificultades en el desarrollo o puedan estar en riesgo de sufrirlo.

En bebes de hasta 18 meses se puede necesitar la compañía de los padres o cuidadores durante la terapia y en mayores dependiendo de las necesidades del niño.

El terapeuta ocupacional encargado trabajará de forma cuidadosa con el pequeño o pequeña para conseguir los distintos ítems motores tan importantes a desarrollar en esta etapa, se observarán los reflejos primitivos desde su aparición hasta su importante integración, mediante juegos que favorezcan posturas y movimientos que inducen un neurodesarrollo lo más óptimo posible.